"Lo fingido verdadero" de Lope de Vega será accesible a personas con discapacidad en el Teatro de la Comedia

Interpretada por la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) contará con subtitulado, audiodescripción y sistemas de ayuda auditiva para personas ciegas, personas sordas y personas mayores. 

 

 

 

 

Siete actores  arriba del escenario en el Teatro de la Comedia.
  • Interpretada por la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) contará con subtitulado, audiodescripción y sistemas de ayuda auditiva para personas ciegas, personas sordas y personas mayores. 
  •  Dirigida por Lluis Homar y protagonizada por Israel Elejalde,  Aisa Pérez e Ignacio Jiménez, es una tragicomedia de temática metateatral que reflexiona sobre la verdad en la vida y en los escenarios. 

 El Teatro de la Comedia volverá a ofrecer dentro de su temporada programación accesible para personas ciegas y personas sordas. El próximo 20 de febrero y 12 de marzo a las 20:00 horas se exhibirán funciones accesibles que contarán con subtitulado adaptado, audiodescripción y sistemas de ayuda auditiva para personas con diversidad sensorial y personas mayores.

 

Junto con Hamlet, de Shakespeare, y El impromptu de Versalles, de Molière, “Lo fingido verdadero” construye una trilogía sobre el teatro dentro del teatro en el siglo XVII, las dos temáticas principales que recorren el montaje son el metateatro y el ser humano y lo trascendente. En palabras de su director y actual director de la CNTC, Lluis Homar:  "Convertir aquello que se finge en verdad. Este ha sido y es el propósito del teatro desde sus orígenes y lo es porque sin esa capacidad de crear realidades que pueden observar, superar y trascender a la propia realidad, el teatro perdería una de sus atribuciones más fascinantes, permitirnos ver aquello invisible: emociones y almas humanas".

 

Ambientada en el siglo de oro, “Lo fingido verdadero” es una tragicomedia que ahonda en el viaje espiritual de un actor llamado Ginés –interpretado por Israel Elejalde– desde lo fingido hacia lo verdadero. El emperador Diocleciano le pide a Ginés que represente una comedia y la compañía interpreta una  comedia amorosa en la que Marcela (Aisa Pérez) y Octavio (Ignacio Jiménez) acaban fugándose e interrumpiendo la función. Posteriormente, el emperador le pide a Ginés que le compense representando el bautismo de un cristiano. Ginés pone en escena el bautismo de manera que lo fingido se vuelve realidad. El personaje acaba convertido al cristianismo y muerto en martirio. 

 

Para mayor información sobre las medidas de accesibilidad, click aquí